REGIONAL | El acoso escolar sigue en descenso pero aumenta el ciberbullying a causa de la pandemia

Hablamos con Graciela Sánchez de la Fundación ANAR sobre este tema que afecta a niños y adolescentes

Entrevista Graciela Sánchez

La portavoz de la Fundación ANAR nos habla del acoso escolar

El acoso escolar sigue siendo un problema muy presente en la vida de los niños y adolescentes, aunque cada vez más la conciencia social y las campañas contra el mismo están ayudando a que siga un descenso imparable. Así lo demuestra el último estudio presentado por la Fundación ANAR, que pese a mostrar datos positivos también revela que la forma de acosar está cambiando a causa de la pandemia, provocando que sea más digital que física. 

 

"Le pasamos cuestionarios a todos los alumnos y preguntamos si habían visto en algún momento que algún alumno o compañero de clase estuviera sufriendo acoso escolar, al principio prácticamente la mitad decían que sí, que reconocían que alguno de sus compañeros estaban en esta situación. En 2018 -2019 esa cifra bajó al 35% y este año 2020-2021 ha bajado al 15% de los alumnos", nos cuenta Graciela Sánchez, portavoz de ANAR.

 

"Hemos visto que, aunque el acoso escolar ha disminuido a lo largo de la pandemia, la forma más frecuente de ese acoso ha sido ciberbullying y tiene todo el sentido que sea en grupo, porque la condición sine qua non de ciberbullying es que haya difusión social. No tiene ningún sentido que un alumno se cree un perfil falso o que haga una suplantación de la identidad si solamente se va a reír él", explica Sánchez, que reconoce que el bullying siempre ha sido una cuestión de grupo, pues las peleas siempre suelen estar alimentadas por el resto de personas que hay alrededor. 

 

 

¿Y cómo se manifiesta este ciberbullying? Desde ANAR nos dan varios ejemplos, como por ejemplo eliminar constantemente a un compañero de un grupo de whatsapp necesario para poder estar conectado con su clase, o "rankings negativos. Vamos a hacer una votación para ver quien es el más tonto de la clase, quien es el más feo y entonces humillamos siempre al mismo compañero. También tiene que ver con publicar información, imágenes o vídeos que pueda ser comprometidos o etiquetar fotos con comentarios muy despectivos".

 

Una situación que generar mucho más dolor en la persona acosada "porque a través de las redes sucede 24 horas del día, los siete días de la semana. No es como cuando sucede en el centro escolar, que yo me voy a casa y puedo desconectar o puede estar tranquilo durante un tiempo porque no voy a ver a aquellas personas que se están metiendo conmigo".



A través de las redes sucede 24 horas del día, los siete días de la semana. No es como cuando sucede en el centro escolar, que yo me voy a casa y puedo desconectar 

 

Otro de los datos más llamativos del estudio de ANAR es que el 21% de los alumnos encuestados, reconoce haber participado en casos de acoso sin haberse dado cuenta en ese momento. Una situación en la que nos podemos ver reflejados prácticamente todos. 

 

"Ellos están muy acostumbrados a faltas de respeto entre ellos, a insultarse, a no darle importancia. Pero, también sucede mucho entre los chicos que a veces se relacionan entre ellos a través del contacto físico y a lo mejor empiezan a pelearse de broma y acaba convirtiéndose en una pelea, que llega a ser tal, que ya no se trata de una broma. El hecho de normalizar este tipo de conductas a veces hace que cuando están sufriendo una situación de acoso no pueden identificarlo", revela Sánchez. 

 

El trabajo de concienciación es fundamental 

A pesar de que el acoso escolar o el bullying suceda entre las paredes de los centros de educación o en los entornos de los niños y adolescentes, es un problema global para el que es necesario un trabajo conjunto de la sociedad, especialmente por parte de los padres y los educadores. 

 

"Como sociedad, como familias, como profesores. Yo creo que todos los adultos deberíamos educar en valores porque al final con el acoso escolar ocurre lo mismo que con la violencia de género. Es un problema social. Como sociedad debemos inculcar valores como la responsabilidad social, lo que le pasa a mi compañero, independientemente de que sea amigo, de que sea solamente un compañero o incluso si es un compañero que me cae mal, aun así, si está sufriendo, tengo que ayudar. Tengo que pedir ayuda si no le puedo ayudar yo para que un adulto, un profesor, intervenga en ello", nos cuenta Sánchez, "y luego tenemos que educar en otro montón de valores, como puede ser el de aprender a resolver los conflictos. Hay muchos conflictos que comienzan como un desencuentro típico de esta etapa evolutiva, que si se gestionarán a tiempo, no desembocarían en acoso escolar". 

Comentarios
¿Quieres comentar esta noticia? Déjanos tu opinión rellenando este formulario
 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR