OPINION | Libertad de prensa, mesura política y sentido común

La Asamblea de Madrid aprueba una declaración institucional en defensa de la libertad de Prensa tras los graves acontecimientos vividos

La Asamblea de Madrid aprueba una declaración institucional en defensa de la libertad de Prensa tras los graves acontecimientos vividos

España lleva demasiado tiempo sumida en una situación de crispación política y polarización social.

Imagen: Archivo

¿Cuándo comenzó a torcerse todo y por qué? esta es la pregunta que sobrevuela en nuestro país desde hace ya años. No quisiera creer que todo el clima de crispación y de polarización nació con el triunfo de la moción de censura que convirtió a Pedro Sánchez en presidente del Gobierno y envió al PP a la oposición, pero me temo que este es un punto fundamental para entender todo lo ocurrido después. 

 

La pandemia pareció llevarnos a un tiempo en el que los partidos debían aparcar sus diferencias para atender lo urgente que era salvaguardar la salud de los ciudadanos y superar la crisis sanitaria. Pero fue un espejismo que, además, ahora descubrimos con sorpresa que algunos indeseables aprovecharon la coyuntura para hacerse inmensa y asquerosamente ricos con comisiones indecentes con la venta de mascarillas y otros productos. 

 

Después vinieron las manifestaciones del barrio de Salamanca, las elecciones madrileñas con Ayuso forzándonos a elegir entre salud y libertad; el que te vote txapote, los insultos a Pedro Sánchez (déspota, caudillista, ególatra, adanista, felón, sectario), las manifestaciones en Ferraz, los ataques a las casas del pueblo socialistas... También vinieron las elecciones municipales y autonómicas, las generales, los indultos, la negación de la amnistía, los cambios de opinión, los ataques a Feijóo sobre su "amistad" con un narco, los discursos de Óscar Puente, el 'caso Ayuso' y su novio... Pero aún hay más: la no renovación del CGPJ, la intervención de la Comisión de Venecia, los informes de los jueces. Sin olvidarnos, claro está del lawfare a Podemos, los escraches a Irene Montero, a Yolanda Díaz, el acuso en la casa de Pablo Iglesias....

 

Un suma y sigue sin fin en el que todos tienen por lo que quejarse y pocos pueden decir que han hecho algo para calmar los ánimos políticos, judiciales y sociales. Hace unos días decía Óscar Puente que efectivamente estaba de acuerdo con bajar el grado de crispación, pero añadía que, deben ser quienes lo elevaron a cotas inimaginables los que comiencen la 'desescalada'. Y así estamos.

 

El último episodio lo estamos viviendo ahora, con un intolerable ataque personal a periodistas en el ejercicio de su trabajo. Que dos periodistas vayan a preguntar a los vecinos de la presidenta regional para intentar averiguar si ésta ha hecho obras ilegales en su lugar de residencia no es acoso, pero sería innecesaria la tarea si el Ayuntamiento de Madrid respondiera a las preguntas sobre si este hecho se ha producido o no. La labor informativa no es fácil y en casos como este hay que salir de los cauces oficiales que van a tratar de esconder la verdad. Estoy seguro que los profesionales de El País han hecho su trabajo con profesionalidad y pulcritud, respetando los derechos ajenos y ejerciendo la libertad de prensa que consagra el artículo 20 de la Constitución. Y desde luego, si descubren lo que sospechan, nadie podrá decir que no es una información relevante que afectaría de manera directa a la presidenta Ayuso. 

 

Las amenazas vertidas por Miguel Ángel Rodríguez son, por desgracia, habituales, y casos de intimidación los hay por miles. El director de este medio, Esteban Hernando tiene su propia experiencia vivida hace años con el ex alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios. Pero no por extendidas estas prácticas podemos dejar de denunciarlas ni normalizarlas. Que el jefe de Gabinete te envíe mensajes como los que envió a la periodista de El Diario, Esther Palomera, es grave y debería tener consecuencias. 

 

Sin embargo, parece que al PP madrileño le vale con apoyar una declaración institucional que Más Madrid llevó a la Asamblea madrileña para reforzar su compromiso con la libertad de prensa y con el trabajo de los periodistas. Una declaración de intenciones que olvidaron los populares pocos minutos después cuando Isabel Díaz Ayuso dio por ciertos los bulos que su propio jefe de Gabinete reconoció haber extendido, ya saben, lo de los periodistas encapuchados y demás.  

 

¿Habrá alguien que ponga 'pie en pared' y empiece a trabajar para reducir la crispación? ¿Tendremos que esperar a que el PP vuelva al Gobierno para dejar atrás la polarización? ¿Recuperaremos la cordura política para que las instituciones se ocupen de lo verdaderamente importante que son los problemas diarios de los ciudadanos". Espero que encontremos pronto las respuestas a estas preguntas. Mientras tanto la ciudadanía sigue esperando. 

 



Comentarios
¿Quieres comentar esta noticia? Déjanos tu opinión rellenando este formulario
 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR