REGIONAL | Cine de terror y mujeres: ¿Hemos dejado de huir en bikini y gritar en cada esquina?

Pasamos por el Filtro Violeta varias películas de miedo con pretensiones feministas

Pasamos por el Filtro Violeta varias películas de miedo con pretensiones feministas

Las mujeres y el cine de terror, en Filtro Violeta

El arte es ventana y espejo al mismo tiempo. En sus distintas manifestaciones, la expresión artística presenta una dualidad que le permite reflejar lo que cuenta nuestra contemporaneidad y, a su vez, introducir ideas que tienen el poder de transformar nuestra realidad. Aunque, a primera vista, no parezca un género que plantee conceptos con demasiado calado, lo cierto es que el cine de terror está evolucionando y, entre otras cuestiones, comienza a generar títulos con pretensiones feministas, aunque no siempre satisfagan.

 

Aún no podemos cantar victoria y quedan muchos cines por conquistar, pero lo cierto es que ya podemos ver cintas en las que se ha pretendido traspasar ese corte que marcó la década de los noventa y los primeros dos mil en el que el personaje femenino se reducía a reproducir una imagen hipersexualizada y naif de una mujer que no podía ser más que víctima pasiva o gancho que cautiva a unos personajes masculinos a los que les espera un destino fatal.

 

No hay demasiadas películas de terror que pasen el test de bechdel, que tengan perspectiva feminista o muestren personajes femeninos empoderados, pero, como dicen las gallegas sobre las brujas, haberlas, haylas, un dicho que le viene como anillo al dedo a esta temática, a pesar de que casi todos los filmes merecen un revisionado con perspectiva de género. Si sois fans del cine de terror y os apetece disfrutar de algunos títulos de estas características, no os perdáis estas propuestas:

 



El cine de terror está evolucionando y comienza a generar títulos con pretensiones feministas, aunque no siempre satisfagan

1. Akelarre (2020)

Esta película es un sí, pero no. Ganadora de cinco Premios Goya y dirigida por Pablo Agüero, el film nos acerca a la gran pantalla una propuesta potente, más en forma que en contenido, sobre la caza de brujas, enmarcando la historia en el País Vasco del siglo XVII. A pesar de que la cinta deja entrever que esa persecución no era más que el feminicidio practicado contra aquellas mujeres que no cumplían con los roles de género y que, por tanto, amenazaban el orden patriarcal, la historia no se narra con perspectiva de género.

 

Podríamos decir que la película pasa esa prueba de fuego en el que las mujeres son protagonistas, que hablan entre sí y que sus conversaciones tienen como sujeto más asuntos que los hombres. Sin embargo, en vez de ahondar en los saberes, el sentir comunitario y todas las razones por las que las mujeres eran acusadas de herejía, reprimidas y eliminadas, el director prefiere centrarse en el erotismo místico que desprenden estas mujeres jóvenes para un inquisidor al que terminan por engatusar. De nuevo, se ofrece una visión reduccionista de aquellas llamadas brujas, en el que la sexualidad de las mujeres se presenta más como una ofrenda a los hombres que a nosotras mismas. 

 

2. Pure (2019)

Una propuesta interesante de Hannah McPherson que convierte la clásica historia fácil de sectas y posesiones en un guiño al empoderamiento femenino en una sociedad patriarcal y fundamentalista que reprime a las mujeres. Con la religión como telón de fondo, las jóvenes protagonistas de esta película empiezan a cuestionarse la educación que han recibido desde niñas y que les ha impedido apropiarse de sus cuerpos y sexualidad.

 

Lo que ocurre cuando estas mujeres hablan entre sí y comparten sus inquietudes puede interpretarse como una metáfora de sororidad que es solo el primer paso para adueñarse de sí mismas en contra del patriarcado, representado por los padres y una Iglesia misógina y masculinizada que utiliza la culpa y la represión como herramientas de control. Como punto negativo, quizás, le falte huir de la normatividad en los cuerpos y las vivencias de las protagonistas.

 

3. Jóvenes y brujas (2020)

Zoe Lister Jones dirige esta nueva versión de Jóvenes y Brujas con una propuesta adaptada a nuestra contemporaneidad. La sororidad es el punto fuerte de cuatro adolescentes, que lejos de rivalizar, unen fuerzas para conocerse entre sí y a sí mismas, a través de las vivencias que, como mujeres, las acercan irremediablemente, a pesar de las diferencias que presentan.

 

Una cinta que, a pesar de las críticas de un sector del feminismo, refleja la realidad millenial en la que se está desarrollando una nueva generación de mujeres que, como ocurre en la película, conversan para trazar líneas tangentes que les permitan encontrarse para hacer frente, en comunidad, a un sistema heteropatriarcal que continúa oprimiéndonos. Tramas LGTB, acoso, masculinidad tóxica y autoconocimiento femenino se reúnen en esta película apta para todas las edades, a pesar de su aparente envoltorio adolescente.

 

4. Hush (2016)

¿Recordáis cualquiera de esas películas de atracos o asesinos en serie que se cuelan en casa de una mujer que está sola? A primera vista, Hush podría ser una más para sumar a esta lista, pero, en esta ocasión, huyendo de la venganza o la sangre que mana a borbotones, la propuesta pone en escena a una protagonista que, dirigida por Mike Flanagan, se las apaña como puede contra un psicópata que podría contar con una ventaja: la dificultad de esta escritora en apuros para pedir ayuda.

 

La novelista que protagoniza el film tiene sordera, pero ni esto ni los clichés, le impiden tomar parte activa de su propia estrategia de liberación, dentro de su casa, por supuesto, aislada en el bosque. Un clásico renovado para ver después de comer en el que se atisban ciertos flecos de evolución, aunque no termina de traspasar fronteras. 

 

5. Infierno bajo el agua (2019)

Frente a cintas en las que una mujer con un físico muy concreto es víctima de un animal que se propone devorarla, en esta película de Alexandre Aja, producida por Sam Raimi, la protagonista ya no viste con un traje de baño poco cómodo para una carrera por su propia supervivencia, pero en el que la cámara se recrea, una y otra vez. El personaje femenino lidera la trama cuando sale de casa en medio de una catástrofe natural para comprobar si su padre está a salvo y, no duda un segundo, en hacer lo imposible por salvarse de unos cocodrilos hambrientos de los que tendrá que librarse haciendo equipo con el protagonista masculino de la cinta.

 

Comentarios
¿Quieres comentar esta noticia? Déjanos tu opinión rellenando este formulario
 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR