REGIONAL | El congreso de los trolls

El PP desborda purpurina

El PP desborda purpurina

Las bases son las que nutren los partidos, y los congresos.

Imagen: Redacción

No me refiero a los de Twitter, no. Tampoco es que los asistentes al cónclave al que me refiero fueran feos y verdes. Estoy hablando de Poppy y sus amigos, que en un derroche de fieltro y purpurina reparten abrazos por doquier. Eso ha sido el 17º Congreso del PP de Madrid. Bueno, eso suelen ser todos los congresos políticos de la historia. Mucho halago, mucho elogio, mucho abrazo y mucha purpurina. Amor del bueno (hasta que te das la vuelta y te encuentras el puñal entre la sexta y la séptima costilla).

 

De una manera menos jocosa, hay que reconocer que el ambiente de los congresos, sobre todo cuando es tan esperado como el de este fin de semana, es muy agradable. Más allá de la cúpula de los partidos, en ellos se encuentran los afiliados. Gente que hacía años que no se veía se reencuentra en estos momentos y se reconoce con cariño. Las agrupaciones locales viajan juntas, decenas de personas del mismo pueblo van a dar calor al líder, a echarse unas risas, tomarse unas cañas y, a veces, a escuchar los discursos.

 

Los líderes muestran músculo con el apoyo, las agrupaciones se posicionan, individualmente cada afiliado muestra a cuántos acólitos conoce, hasta dónde llega su influencia. Es un poco como las convivencias de cuando éramos pequeños. Las canciones son igual de pegadizas, aunque no tan "cantables" y el ambiente muy parecido, sólo les falta poner literas y echar la noche frente a una hoguera, al ritmo de chan-ta-chan-ta-chan-ta-ta-chan...

 

Y los afiliados de base, aparte de mostrar a quién conocen y encontrarse en un lugar en el que se sienten seguros, sin complejos por pertenecer a uno u otro partido, aprovechan para hacerse selfies con los líderes. Es impresionante el tiempo que puede tardar Isabel Díaz Ayuso en atravesar 20 metros en cualquier calle de Madrid, pues en un congreso es aún más complicado, porque hay más concentración de fans. Pero no sólo es ella, José Luis Martínez Almeida, Esperanza Aguirre, o, por supuesto, Feijoo, tuvieron que sujetarse los carrillos con pinzas para aguantar tanta foto, aunque lo hicieron estoicamente y con amabilidad, todo hay que decirlo. En el fondo, pensamos en lo duro que es ser siempre el foco de la crítica en los medios, pero estas muestras de cariño y de apoyo deben, en cierta medida, compensarlo.

 



Las agrupaciones locales son como una gran familia

 

 

Pero lo que de verdad me interesa son las agrupaciones locales, los municipios, las agrupaciones de los barrios madrileños. Les gusta presumir de ser "la que más gente ha traído al congreso", parece que eso demuestra la fuerza de la sede y, puede, que la capacidad de ganar las próximas elecciones, que en el fondo es lo que de verdad interesa. En todo caso, es curioso como acuden: los que tienen cargo público suelen ir juntos (a veces en el mismo autobús que los que no lo tienen) y allí se encuentran con los afiliados "de base", los que tienen "puestito" en el partido local y los que no. Pero lo curioso (o no) es la familiaridad con la que se tratan. Es verdad que, muchas veces, son como una familia. De hecho, los que hemos visto estas agrupaciones de una forma cercana sabemos que en gran medida es así: quienes necesitan apoyo lo suelen encontrar en las agrupaciones de los partidos, a veces funcionan como unos Servicios Sociales menos saturados que los gubernamentales y otras, simplemente como lugar de encuentro y de alivio de la soledad. Algunos responsables de sedes locales me explicaban que esa era la línea que seguían para revitalizar el partido local: concursos de tortillas, ponencias, fiestas... Cualquier excusa puede ser buena para volver a poner las agrupaciones de los partidos en la vida de los simpatizantes, a ver si así consiguen que sean afiliados y sanean un poco las cuentas. Porque en las bases no suele haber puñaladas traperas, ni trapos sucios que esconder, eso no llega hasta que no hay poder o dinero de por medio, y en las bases todo es generosidad, con las cuotas, con el tiempo y con el conocimiento.

 

Un poco en esta línea habló también la nueva presidenta del PP madrileño, hace años ya presidenta de la región. Puso el foco en el afiliado, demostró que no hace tanto que ella era uno de ellos, de los que abrían la sede por las tardes, de las que atendía a los vecinos que se querían acercar a hablar de Rajoy, o de Aznar, de Maroto, de Soraya o de Casado. Ellos, los que abren las sedes son los que soportan el peso del partido, aunque a veces sea muy grande y dar la cara suponga que te la pongan colorada.

 

Comentarios
¿Quieres comentar esta noticia? Déjanos tu opinión rellenando este formulario
 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR